Se fue a Brasil, le hackearon la tarjeta y empezó una “guerra”contra los bancos

Cansada de reclamar al banco por lo que le habían hecho, decidió hacer justicia por mano propiaCansada de reclamar al banco por lo que le habían hecho, decidió hacer justicia por mano propia
5 (100%) 1 vote

LA DAMNIFICADA SE COMUNICÓ VARIAS VECES CON EL BANCO SIN OBTENER RESPUESTA. QUÉ VIRUS LE AFECTO Y CÓMO PODES PROTEGERTE.

Cansada de reclamar al banco por lo que le habían hecho, decidió hacer justicia por mano propia

Una argentina sufrió clonación de tarjeta cuando viajo a Brasil, a través de un sofisticado método que saltea la seguridad por chip de las tarjetas. No obstante, ni el banco emisor ni la empresa financiera le reconocieron los gastos que le ocasionaron los ciberdelincuentes al realizar transacciones por US$ 800. Luego de cuatro audiencias de mediación, el banco y la empresa procesadora de datos de la tarjeta de crédito adujeron que es imposible vulnerar una tarjeta con chip.

“El 30 de octubre de 2017, cuando estaba de vacaciones en Rio de Janeiro, fui al Shopping Barra, en barra de Tijuca, donde compré unos lentes y fue la única transacción que hice con mi tarjeta Mastercard”, consignó Griselda Siguen al portal Cibserseguridad LATAM. “Al otro día que estuve en el shopping recibo un alerta de una compra de un lugar que no identifico, donde me informaba que se habían realizado transacciones por un valor de 800 dólares con mi tarjeta. El nombre de quien me informaba era inexistente, por lo que a través de un mail hago el debido desconocimiento de la compra, lo que en el banco conocen como el Formulario 12, y me comunico con el número telefónico donde figura First Data, la empresa que realiza el seguimiento online de liquidaciones, cupones, reportes estadísticos, información financiera y alertas de ventas”, agregó Siguen.

“Luego me presenté en el Banco Francés, emisor de mi tarjeta Mastercard, en la sucursal 120 de Villa Urquiza, en CABA, donde me dicen todo lo que tengo que hacer para reclamar lo que me robaron”, acotó. “Me piden que presente una copia del formulario 12 y me dicen que después ellos se iban a comunicar con la parte legal para obtener la información de qué es lo que había sucedido con mi tarjeta”, aseveró.

Sin obtener respuestas, la mujer concurrió al Centro de Gestión y Participación (CGP), para una audiencia de mediación.

“Tuve la mala suerte que el CGP no citó a Mastercard sino a otra empresa, y en la segunda audiencia se presentó la asesora legal del Banco Francés, quien dijo que no sabía de esa audiencia por lo que no podía darme respuesta a mi inquietud”, acotó.

Luego la víctima se presentó en el COPREC , el Sistema de Relación de Conflictos en las Relaciones de Consumo, “pero se cerró la audiencia porque el Banco Francés no se presentó, mientras que First Data, la empresa procesadora de datos de Mastercard, no tiene mayor información, y me dijeron que como el chip de la tarjeta es algo inviolable, nada podían hacer”. “Yo siempre pido el comprobante de esa compra (de los 800 dólares) pero nadie las tiene, por lo que se cerró la audiencia y no hubo resolución”, concluyó.

“Las audiencias fueron cuatro, de las cuales tres fueron llevadas a cabo en CGP (Defensa del Consumidor) y la cuarta en el COPREC”, afirmó. “En todas, lo exigido siempre fue que me mostraran el comprobante de esa compra atribuida a mi persona, no habiendo recibido nunca una respuesta a lo planteado, siendo el único argumento esgrimido que se produjo una lectura de chip y que es inviolable; en consecuencia, el Banco manifestaba que si la empresa First Data no aportaba lo requerido ellos nada podían hacer”, añadió. “Por último en la cuarta audiencia (COPREC) no se presentó el banco y First Data se mantuvo en su argumento”, aseguró la damnificada.

 

¿Qué fue lo que paso?

A medida que el uso de tarjetas con chip y PIN aumentó en todo el mundo, los hackers adaptaron un malware de punto de venta (POS) ya existen, Prilex, para convertir los datos robados de la tarjeta de crédito en tarjetas de plástico funcionales reales. Los investigadores de Kaspersky Lab descubrieron que el malware Prilex, que ha estado activo desde 2014, ha evolucionado para apuntar a las medidas de seguridad más recientes creadas por bancos y compañías de tarjetas de crédito.

Originalmente, el malware se usaba para hackear cajeros y sistemas POS creados por proveedores brasileños. Los ciberdelincuentes ahora han llevado las cosas un paso más allá al usar los datos robados de la tarjeta de crédito adquirida de estos hacks para crear tarjetas de plástico funcionales que se pueden usar en línea o incluso en persona. Es el viejo truco de la clonación de tarjetas.

El malware Prilex se compone de tres partes:

  • El malware utilizado para modificar un sistema POS para robar información de la tarjeta de crédito
  • Un servidor donde se almacena la información robada
  • Una aplicación del usuario que puede ver, clonar y guardar información de la tarjeta. amigable.

 

Los hackers modifican el software POS y permitir que terceros capturen los datos transmitidos a través del terminal del banco. Es decir, cuando uhacerksn cliente paga su tarjeta en una terminal POS infectada, los datos se transfieren automáticamente a los ciberdelincuentes.