Un sueño hecho realidad, el agua potable “son los temas prioritarios” para el flamante municipio

Rate this post
El sábado resultó ser un día histórico para Pueblo Liebig. De acuerdo a lo previsto en el decreto 501, la localidad situada en el Departamento Colón fue la quinta de la provincia en ser censada este año para concretar el sueño de convertirse en municipio, y todo parece indicar que el objetivo ha sido cumplido.
-¿Cómo resultó la jornada del sábado?

-Fue satisfactoria; salió todo de la mejor forma. Hace 15 días habíamos hecho un relevamiento con quienes iban a ser censistas y teníamos confianza en que íbamos a andar muy bien. En el último tiempo Liebig ha tenido un crecimiento importante fuera de lo que es el casco urbano. Lo más importante es la impresión que se llevó la gente de Estadísticas y Censos, ya que estaba todo muy bien organizado. Ellos hablaron con la gente y notaron que estaba esperando ser censada y con muy buena predisposición para ser un municipio.

-¿Cuántos habitantes les daba el relevamiento?

-Más de 1.800.

-¿Los datos se darán a conocer esta semana?

-Seguramente. El primero que los va a conocer es el gobernador y en segundo lugar la ministra Rosario Romero. Luego nos los enviarán a nosotros.

-Una vez confirmado el resultado positivo, ¿Liebig sería un municipio a partir de 2019?

-Sí, las juntas que fueron censadas y obtuvieron resultado positivo comenzarían a funcionar como municipio el 1° de enero de 2019. Tiene que salir por ley luego de ser aprobado por las dos cámaras.

-Hasta las próximas elecciones, ¿queda a cargo de la intendencia el actual presidente de junta?

-Continúa como interino junto a los demás miembros de la junta hasta que se llame a elecciones. Eso es, al menos, lo que sabemos por el momento.

-¿Le gustaría ser el primer intendente electo de Pueblo Liebig?

-La posibilidad está, no debo decir que no. Esta semana comenzaremos a reunirnos y escuchar al conjunto a ver qué dice. También está la posibilidad de ser candidato a senador. No es una cuestión prioritaria para mí, sí era fundamental esto, porque en 2008 presenté, antes de la reforma de la Constitución, un proyecto para ser municipio. Pasaron 10 años y debo reconocer la decisión del gobernador de ser censados, habíamos hablado con él, conoce perfectamente lo que es Liebig y tiene su corazón acá.

También estaba la posibilidad de ser una comuna, ya que la Ley de Comunas está próxima a salir y creo que será para las localidades con más de 500 habitantes.

Para nosotros es muy importante por la autonomía que significa. Para tener una ordenanza tenemos que mandarla a Paraná y esperar que la aprueben, en cambio ahora lo resolveremos con los concejales de nuestro pueblo. Será mucho más ágil.

-Sin duda ese será un cambio muy importante. ¿Qué más representaría para Pueblo Liebig convertirse en municipio?

-Es un giro de 180°, un antes y un después en recaudación de impuestos, servicios, lo que podemos brindarle a las instituciones a las que pensamos que debemos fortalecer. La gente tiene que ir a pagar los impuestos a Colón, al ser ente recaudador lo haremos en nuestro pueblo.

Tampoco la coparticipación será lo mismo. Hoy estamos recibiendo 120 mil pesos y con eso tenemos que hacer funcionar a todo el pueblo sin poder brindarle los servicios que se merece. La gente que trabaja en la Junta de Gobierno está con contrato de locación de servicios sin una mutual, con lo que pasaría a tener su obra social como debe ser.

También pensamos en algunos servicios, como traer un cajero automático y gestionar obras ante Nación que como junta no lo podemos hacer. Además hay empresas que tributarán en nuestro pueblo.

Lo que quiero aclarar es que nosotros no estamos para meterle la mano en el bolsillo al vecino. Cuando comenzamos la gestión el agua estaba a 100 pesos y hoy la tenemos a 100 pesos.

-¿Uno de los temores de la gente fue que con este cambio les incrementen los impuestos?

-En su momento, sí, y es normal. La entrada de dinero vendrá por otro lado, no es necesario sacarle plata a la gente, sino todo lo contrario, queremos brindarle más servicios. Obviamente que se cobrará un pequeño impuesto.

-¿Cuáles son los principales problemas que debe solucionar Liebig?

-Lo primero es el área de catastro que irá de la mano con Obras y Servicios Públicos. A partir de ahí comenzaremos a trabajar en el código civil de edificación preservando nuestro casco urbano, porque es parte de nuestro atractivo turístico que intentaremos potenciar junto a Deporte y Cultura.
Tenemos que seguir trabajando en el tema del agua, que si bien hoy no hay problema, siempre hay sobresaltos y en algún momento debemos hacer la red maestra de agua. Estamos planificando los cortes para no dejar a la mitad del pueblo sin suministro.

Otro tema que nos preocupa es la planta de reciclado de residuos. Estamos en el GIRSU, todavía no nos ha llegado desde Nación el dinero que nos corresponde. Queremos un alambrado olímpico para cerrar la planta y tener un puestero. La planta de reciclado de residuos es una cooperativa que tiene un convenio con nosotros, hacen un trabajo muy importante, con herramientas elaboradas por ellos, pero por la situación económica nosotros estamos aportando para la energía, si no tendrían que haber cerrado. Venían progresando en su Pyme, pero hoy le están llegando entre 40 y 60 mil pesos de energía eléctrica. La cooperativa ya va a cumplir 10 años y estamos viendo la posibilidad de que pase a la junta para continuar trabajando con ellos; me han traído algunas propuestas y las estamos analizando.

La planta de reciclado de residuos y el agua potable son los dos temas prioritarios.

-¿Cómo está el sistema cloacal?

-Los ingleses han sido muy sabios y han hecho un sistema de cloacas bárbaro en el casco urbano. El problema era el mantenimiento porque no teníamos una máquina para destapar; siempre nos prestaban Colón o San José, pero pedimos un subsidio y hace un mes que tenemos nuestra máquina muy potente. Hay que tener en cuenta que las cloacas de Liebig tienen la particularidad de tener registros dentro de las viviendas, hay cinco viviendas que convergen en un registro, más allá de que los vecinos nunca nos han presentado dificultades.

Después hay que ver cerca del club y la zona de acceso a Liebig, porque esas cloacas se han hecho para cierta cantidad de gente y se ha instalado más, por lo que hay que convocar a especialistas y analizar qué dificultades puede traer a futuro.

-Una de las mayores dificultades que presenta la provincia es el sistema de salud. ¿Cómo está Liebig y qué proyectan en ese sentido?

-Sí, pero hay dos cosas que rescato del gobernador: haber ampliado el presupuesto de desarrollo social y haber tomado cartas en el asunto en el tema salud; con esto no digo que se haya resuelto. En ese sentido, nosotros hemos planteado algunas cuestiones sobre el servicio del centro de salud. Tenemos una sala de primeros auxilios con enfermería, odontología y una ambulancia de mediana complejidad, pero pensamos que hay que tener una ambulancia de alta complejidad porque Liebig tiene un ejido muy importante y la franja de la ruta 14 y la ruta 130 que va hasta el Rocha, implica que haya que atender muchos accidentes. También se puede proyectar hacer una habitación más en el centro de salud.

Fuente: El Entre Ríos (edición impresa)